Te contamos sobre el origen de una de las palabras más usadas por los mexicanos

Para algunos chingar es el verbo más usado por los mexicanos. Aunque es considerada una mala palabra, depende totalmente del contexto para ofender a alguien.

Chingar y su infinidad de formas es una palabra con alto grado de emocionalidad. Cada uno de sus usos requiere de la energía agregada por el momento. Chingar sirve para expresar cosas muy diversas y polarizadas, como lo son la felicidad y la tristeza.

Quizá ninguna otra polisemia en el mundo hispanohablante tenga tantos sentidos como esta palabra arraigada en el alma mexicana. Tan así, que chingar está vinculado a la identidad del mexicano, el cual tiene muchas formas de ser.

El origen de la palabra chingar

De acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española, la palabra chingá es un derivado del caló gitano “cingarar“. A su vez cingarar significa literalmente “pelear agarrándose de los pelos“.

Además hay quienes consideran que el verbo mexicano tiene su origen en la palabra cíngaro, otra forma de denominar a los gitanos provenientes de la india. Cíngaro significa “robar“, ya que muchos gitanos vivían de este oficio indigno, lo cual se corresponde con algunas de las acepciones del chingar mexicano.

Otra teoría es que el verbo chingar llegó gracias a la población africana en la Nueva España. De acuerdo a los partidarios de esta hipótesis, chingar es una derivación del bantú “kuxinga” y “muxinga“, palabras que en sus distintas variaciones implican una ofensa moral o física.

Según el escritor Darío Rubio, chingá tiene su origen en la palabra náhuatl “xinachtli“, misma que significa “semilla de hortaliza“.

Por su parte, los historicistas como Octavio Paz rastrean el origen en la palabra chingada, la cual a su vez sería una derivación de Malinche. Según su interpretación simbólica, esta palabra hace referencia a las mujeres violadas durante la conquista. En ese sentido, los mexicanos somos hijos de la chingada; es decir, hijos del mestizaje y del ultraje cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *